La definición de la espiritualidad es muy amplia e incluye varios aspectos desde el área que quiera ser estudiada, en esta ocasión la explicaremos desde la psicología.

La espiritualidad tienen ciertas características, como la necesidad de encontrar sentido, propósito y realización en la vida, la necesidad de esperanza o de voluntad de vivir, en la psicología está relacionado con la teoría de la motivación de un psicólogo llamado Abraham Maslow, donde nos habla de la motivación que mueve nuestra vida, así como de una autorrealización, entendiéndola como el logro máximo de las satisfacciones, pero no solo de un éxito profesional, material o especifico, sino un desarrollo potencial en todos los aspectos,  desde la atención en sí mismo, como alimentarse adecuadamente, descansar, etc, el reconocimiento y aceptación, incluyendo autoestima, los conocimientos, las buenas relaciones interpersonales, hasta vivir bajo el concepto de la felicidad.

EXPERIENCIA HUMANA

Victor Frankl consideraba que la experiencia humana tiene tres dimensiones: la somática o física, la mental y la espiritual. Según este autor, el origen de las alteraciones psicológicas es la falta de fortaleza de la dimensión espiritual, que consiste en darle sentido a nuestra vida.

 La espiritualidad es una parte esencial en nuestras vidas y en nuestra salud mental, se asocia con la trascendencia, con la esperanza, con el amor, con el sentido que dirige nuestra vida, siendo un aspecto inmaterial, implicando, desde el punto de vista de los autores antes mencionados, una conexión consigo mismo, con otros, en relaciones armoniosas, con la naturaleza y con un ser superior.

La espiritualidad es una fuente de fortaleza que nos puede ayudar a encontrar soluciones en las situaciones dolorosas que se nos presentan y disponer de recursos para afrontarlas y superarlas.