La parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en San José el Alto, se reunión en torno a sus pastores, el Cura Marco Polo y su vicario, el Padre Raúl Arenas para festejar su fiesta parroquial. En un ambiente de alegría por el regreso formal a ceremonias presenciales, aunque con la aplicación de medidas sanitarias todavía.

En esta celebración, 75 miembros de la comunidad parroquial se consagraron como miembros de la guardia de honor del Sagrado Corazón. Además, en otro momento, se realizó la consagración de toda la parroquia bajo la protección de su santo patrono.

NUEVA GUARDIA

Entre los consagrados como nueva guardia de honor, hubo personas de todas las edades, niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, destacando el caso de una familia completa, de 12 miembros que se acercaron todos juntos a recibir el distintivo de su nueva devoción.

A nombre de la familia Ríos Rodríguez, Maria Adriana explica: “es importante que toda la familia se consagre al Sagrado Corazón de Jesús porque de ahí vienen todas las bendiciones. Y porque es muy importante pertenecer a su corazón”.

Por su parte, el Padre Raúl Arenas comenta: “Gracias a Dios, como lo decía en la homilía, esta parroquia tiene la dicha de estar bajo la tutela del Sagrado Corazón. Hace dos años comenzamos con las Guardias de honor, y hemos tenido una respuesta más que cuantitativa, de calidad a ese amor al Sagrado Corazón de Jesús.

FAMILIAS CONSAGRADAS

En los hogares se tiene también la consagración de las familias al Sagrado Corazón… es una parroquia verdaderamente consagrada al Señor Jesús, a su Divino corazón. Es una parroquia tradicional, en el sentido de que sabe vivir su fe. En cuanto se dio la oportunidad tuvimos la participación nuevamente gracias a Dios”.