Acompañado de sus papás, abuelita, familiares y amigos, el Padre Pedro Ramírez Rodríguez presidió su primera Misa en su parroquia natal: Santiago Apóstol en Silao.

Al iniciar la celebración sus papás le dieron la bendición y le ayudaron a revestirse con un ornamento propio para dicha celebración en donde agradeció a Dios el que le haya concedido el Don del sacerdocio.

La homilía la predicó el Padre Jesús Ortiz, párroco de Santiago Apóstol, señaló: “En este día singular en que nuestro hermano Pedro agradece al Dios el don de la ordenación sacerdotal. El Señor Dios lo vio con amor y lo llamó para constituirlo servidor de su pueblo santo y, de alguna manera, de toda la humanidad. Su humanidad no abarcará solamente al pueblo de Dios, sino que será en favor de toda la humanidad.”

 

Antes de impartir la bendición, el Padre Pedro con la voz entre cortada agradeció a todos los presentes su apoyo y oraciones durante su proceso de formación sacerdotal. El Padre Francisco Reyes, padrino de ordenación del neo sacerdote, felicitó al ordenado y a los demás sacerdotes ahí reunidos.

Después de la bendición entregó a su mamá y abuelita los manutergios con los que se le limpiaron las manos del Santo Crisma el día de su Ordenación. A su papá, le entregó la estola que utilizó en las primeras confesiones que realizó. Por la contingencia sanitaria solamente los sacerdotes y sus papás realizaron el tradicional besamanos.