Con mucha fe y devoción el Padre Efraín Sánchez llevó a cabo la celebración de su primera Misa en la parroquia del Señor de los Milagros de donde es originario. Acompañado de sus papás, hermanos, amigos y 18 sacerdotes, el nuevo sacerdote consagró el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

En la homilía el Padre Ismael Hernández señaló: “A través de la imposición de las manos del Sr. Arzobispo has encontrado tu lugar aquí en la Iglesia… Dios te ha ungido porque ha intervenido en tu vida para que hoy seas sacerdote para siempre. Con tu ordenación sacerdotal has encontrado tu lugar dentro de tu Iglesia o mejor dicho, Dios te ha dado tu lugar dentro de tu Iglesia. Porque ha sido Él el que se ha valido de los formadores del seminario y tu familia, te ha llevado interviniendo en cada momento de tu vida. Él fue el que te ungió con el Santo Crisma para hacerte otro Cristo y santificar al Pueblo de Dios”.

Antes de la bendición el Padre Efraín entregó el manutergio a su mamá y la estola de su primera confesión a su papá. Agradeció a los presentes sus oraciones y apoyo en todo su proceso de formación sacerdotal.