La comunidad parroquial de Nuestra Señora de la Merced celebró a las mamás con una misa solemne, y con la entrega de un rosario con el cual, agradecen y reconocen la gran aportación de las mamás a la vida familiar.

El Padre Jorge Claudio Ramírez, señor cura nos explica: “la mamá tiene un papel indispensable y fundamental para la vida familiar. También tiene una mística especial en esta relación para con Dios. Porque Papá Dios escucha a las mamás.

Pienso yo en María, que fue escuchada por Jesús. Esta es la mística especial. Pienso también en la mamá de San Agustín. Sabemos que San Agustín era una persona desordenada al cien por ciento, que cometió todos los pecados habidos y por haber…  su mamá estuvo ahí, rece y rece por él. Y tal vez es lo que nos hace falta en estos tiempos, convocar a la oración constante para los hijos.

En nuestra sociedad sería una chulada, poner a las madres en oración frente al Santísimo Sacramento por los hijos. Eso es lo que tratamos de hacer, involucrar a las mamás, algunas no pueden asistir al templo, algunas están en casa enfermas, o son abuelitas. También les vamos a mandar su santo rosario, porque para Dios nadie tiene fecha de caducidad.

Para nuestra sociedad contemporánea, de tal edad a tal edad eres útil, si produces vales. Para Dios no, todos somos valiosos. Nos corresponde hacer oración, y ese es el motivo.

FESTEJO

A la mamá queremos festejarla siempre, por eso hacemos esta celebración, para festejarla todo el tiempo.

En especial en estos tiempos de pandemia, la labor de las mamás se multiplicó:

“creo que las mamás, en este tiempo de pandemia que nos tocó vivir, también están haciendo su labor educadora, es complejo, es cansado, es difícil. Pero al final del día, estimadas mamás, todo este esfuerzo no quedará sin recompensa. Este es un mensaje que no solamente es mío, sino de parte de Dios Altísimo. Dios tomará todo este sacrificio que haz hecho y no quedará sin recompensa.