La pequeña comunidad de la Colonia Peñitas se unió para festejar de manera muy emotiva a su santa patrona, Nuestra Señora de la Caridad del cobre.

El padre Salvador Veloz, decano del Señor de la Salud, presidió la acción de gracias, acompañado del Padre Jesús Sánchez Alcántar, párroco del lugar.

En su mensaje de agradecimiento a la comunidad, el padre Chava se permitió una evocación muy sentida ya que, en sus años de seminarista, tuvo oportunidad de servir como apostolado en el grupo de catequesis de esta capilla.

MARÍA

La homilía inició con una alabanza a María: ¿Quién será la mujer que a tantos inspiró….? Y sobre esta base, el decano fue desglosando las cualidades de nuestra Madre Santísima: “María es esa mujer… en cierta ocasión de mis vivencias sacerdotales, me invitaron a una reunión donde platicábamos sobre las diferentes advocaciones de la Virgen. A la abuelita de la familia le preguntó la nietecita de 6 años, entonces… ¿hay muchas vírgenes? Y ella de manera muy bella y sencilla explicó -No mijos, es la misma virgencita, pero con diferente vestido… Las advocaciones dependen de cada lugar o de la misión de la virgen. En nuestro caso, nuestra señora está dedicada a la caridad, al amor. María se nos presenta como madre amorosa de sus hijos”.

Al concluir la ceremonia, se cantaron las mañanitas y se repartió un pastel entre los asistentes presenciales, pocos, debido a las condiciones sanitarias, pero entusiastas, y se procedió a festejar en familia, para que quede constancia que a cada capilla si le llega su fiestecita inevitablemente.