El aliado para una salud fuerte

El aliado para una salud fuerte

El omega 3 es un conjunto de ácidos grasos poliinsaturados, que aportan muchos beneficios para la salud humana. Entre los diferentes tipos de omega 3 podemos encontrar tres tipos de ácidos grasos principales:

  1. Ácido alfa-linolénico, que se encuentra en los aceites vegetales. Por ejemplo, los frutos secos o las semillas.
  2. Ácido eicosapentaenoico,que lo contiene el pescado azul y la leche materna.
  3. Ácido docosahexaenoico, que se encuentra en algunos pescados azules.

El principal beneficiado del aporte que dan los tres tipos de omega 3 es el sistema cardiovascular, pues estos contienen propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes, lo que ayuda a reducir el nivel de colesterol, triglicéridos y de presión sanguínea.

Durante el embarazo: ayudan al desarrollo cerebral del feto, favorece a que él bebe nazca con capacidad de aprendizaje más elevada y con una menor probabilidad de tener problemas de visión.  

Además, los ácidos grasos omega 3 ayudan a reducir los riesgos y síntomas de otro tipo de trastornos: diabetes, accidente cerebrovascular, algunos cánceres, artritis reumatoide, asma, enfermedad intestinal inflamatoria, colitis ulcerativa, depresión, cefaleas, migrañas y deterioro mental.

Nuestro organismo necesita este tipo de ácidos grasos omega 3, pero nuestro cuerpo no lo produce por sí solo, debemos obtenerlo a través de una alimentación. Los pescados y mariscos son sin duda la fuente más abundante de omega 3, que están contenidos en cantidades significativas en aquellos de aguas frías.

Según el Instituto Nacional estadounidense de Salud (NHI en sus siglas en inglés), los expertos no han establecido unas cantidades diarias recomendadas, a excepción del ácido alfa linolénico (ALA), que en adultos es de 1,1 g en mujeres y 1,6 g en hombres.

Si su consumo a través de la variedad de alimentos que lo contienen se nos dificulta, por ejemplo, porque nos desagrade el gusto del pescado, el omega 3 también está presente en suplementos.

Ante todo, recuerda la importancia de diseñar una dieta equilibrada con una combinación adecuada de alimentos que le proporcione a nuestro organismo todos los nutrientes que necesita. Porque no existe un solo alimento que contenga todos los nutrientes.

Las emociones y el sistema inmunológico

Las emociones y el sistema inmunológico

El sistema inmune recibe información del medio ambiente a través del sistema nervioso, el cual recibe esa información asociando eventos ambientales que son percibidos como estresantes o en los estados depresivos o en la ansiedad.

Existen algunos estudios en los que muestran que las emociones percibidas de ambiente favorables llevan a enfermos terminales a aumentar la sobrevida y hacen menos vulnerables físicamente a las personas sanas a partir de los 45 años.

El estrés provoca alteraciones en la respuesta inmunológica y altera la susceptibilidad a contraer o aumentar el crecimiento de tumores y algunas enfermedades.

SISTEMA INMUNE

Recordemos que las funciones del sistema inmune son identificar y eliminar materiales extraños, que contactan el organismo, incluyendo bacterias, virus, parásitos y hongos. También identifica y destruye células del propio organismo que sufrieron alteraciones asociadas con malignidad y de inhibir respuestas inmunológicas entre las células de su propio cuerpo. Estas funciones permiten al hombre sobrevivir en su medio ambiente y mantener su propio organismo bajo control.

El estrés y las emociones están asociadas con cambios fisiológicos. Por ejemplo las personas bajo estrés suelen desarrollar prácticas pobres para el mantenimiento de la salud que afectan la función inmunológica: fuman mucho, tienen insomnio, beben más alcohol o drogas, comen poco etc.

El empobrecimiento inmunológico tienen que ver con cambios de vida según algunos estudios que muestran que diferentes eventos afectan la inmunidad, haciendo a los individuos más vulnerables para contraer enfermedades e influenciando el curso y pronóstico de las mismas,  a mayor depresión, mayores desajustes en la función inmunológica.

Los estudiantes en periodos de exámenes resultan con mayor afectación al sistema inmune, aunque la afectación puede variar en función de las formas que tienen los sujetos en afrontar estos eventos y por sus características individuales.

Existen evidencias de asociaciones entre las relaciones interpersonales y la salud, encontrando mayor mortalidad entre individuos con pocas relaciones sociales que con muchas. Los sentimientos de soledad también se correlacionan con una peor respuesta inmunológica.

EL ESTRÉS

La forma en que las personas percibimos y afrontamos el estrés es determinante para la respuesta del organismo y también para la función inmunológica. El estilo explicativo es otra de las variables importantes en la percepción de los estresores, por tanto las formas en que nosotros expliquemos esos eventos que consideramos estresantes. Quienes tienen un estilo explicativo pesimista, son personas menos saludables en su vida posterior, que aquellos que tenían explicaciones optimistas a los eventos que les ocurren.

Las personas introvertidas tienen mayor cantidad de infecciones y síntomas somáticos y son más susceptibles a contraer enfermedades severas que las personas extrovertidas.

En conclusión la expresión de emociones, el optimismo, un sentido de control personal y la habilidad para encontrar significado a las experiencias de la vida se asocian con una mejor salud mental. También estas variables mejoran la progresión de enfermedades, aumentan la sobrevida en pacientes terminales e influencia sobre la salud en general. 

Complementos alimenticios: ¿Qué necesitó saber?

Complementos alimenticios: ¿Qué necesitó saber?

El consumo de completos alimenticios es cada vez más frecuente entre población. Pero, ¿qué son? Los completos alimentarios son fuentes concentradas de nutrientes como vitaminas, minerales, aminoácidos y enzimas que tienen como objetivo complementar la ingesta diaria de estos.

 Y es que, aunque la manera ideal de obtener todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo  es mediante una dieta equilibrada, esta situación ideal no se da en todos los grupos de la  población como las mujeres embarazadas o que están proporcionando lactancia materna, los atletas de alto rendimiento, las personas sometidas a altos niveles de estrés, los adultos mayores. Además desafortunadamente algunas personas, por distintas razones no logran cubrir los requerimientos necesarios para gozar de una alimentación correcta, por lo que pueden presentar carencias nutricionales de distintos tipos y padecer enfermedades.

Es importante recalcar que, bajo ningún concepto, los complementos alimenticios pueden sustituir por completo a las comidas que son necesarias  para una dieta equilibrada, por lo que sigue siendo necesario seguir una dieta variada y rica, sobre todo, en frutas y verduras, ya que estas pueden proporcionar todos los nutrientes (vitaminas y minerales) que el cuerpo necesita.

En este sentido, para que los complementos alimenticios no sean contraproducentes y perjudiciales para la salud, es necesario establecer unos niveles adecuados para garantizar su buen uso. Estos niveles se identifican como la ingesta diaria recomendada ara la población mexicana.

DEFICIENCIAS NUTRICIONALES

Los complementos al tener como objetivo corregir deficiencias nutricionales o mantener un nivel adecuado de ciertos nutrientes, por lo que, los productos comerciales deben contener una parte de esta ingesta diaria recomendada, para así, complementar la alimentación. 

¿Y cómo debe ser su etiquetado? La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición manifiesta que, de forma obligatoria, en el etiquetado debe figurar: la dosis recomendada del producto; la advertencia de no superar dicha dosis; la denominación de las categorías de nutrientes o sustancias que caractericen el producto; la indicación de que este producto debe mantenerse fuera del alcance de los niños; y la indicación de que estos complementos no deben sustituir a una dieta equilibrada.

Por otra parte, para un consumo seguro y responsable, el Ministerio de Sanidad recomienda poner atención a los ingredientes para verificar que no contenga alguno al que usted sea intolerante.

 

10 de septiembre, día mundial de la prevención del suicidio

10 de septiembre, día mundial de la prevención del suicidio

Tanto la organización mundial de la salud, como la asociación internacional para la prevención del suicidio, tienen el objetivo de crear conciencia acerca de la prevención del suicidio en todo el mundo.

El tema o lema del año 2021 es “crear esperanza a través de la acción”, por lo que todos podemos tomar acción para prevenir el suicidio.

ESTEMOS ALERTA

Como familia y sociedad debemos estar alertas a aquellas manifestaciones que se presentan en las personas que tienen en primer lugar una idea de muerte o suicidio. Los pensamientos de las personas pueden ser expresados por un deseo de morir y/o  pueden expresar un plan.

Se cuenta con registro de que en el año 2019, se suicidaron en la región de las américas un total de 97,339 personas.

Mientras que algunas de las muertes por suicidio ocurren sin ninguna señal de alerta, la mayoría de la gente que muere por suicidio muestra dos o más de las señales que se mencionan a continuación:

Declaraciones o amenazas de suicidio. Estos cometarios en su mayoría son ignorados, pues luego se cree que estas personas solo quieren llamar la atención y por ese motivo suelen ignorar aunque en realidad por ese motivo se deben considerar esos comentarios de manera muy seria ya que estas personas que hablan sobre el suicidio lo hacen para encontrar a alguien en quien apoyarse y no cometer el acto, buscan ayuda.

Preocupación por la muerte y la falta de esperanza. Las personas que suelen hablar de la muerte hacen comentarios como “desearía estar muerto”, o “esto sería mucho más fácil si yo no viviera”. En muchas ocasiones lo expresan de manera verbal pero también lo hacen de manera escrita o en dibujos o gráficas.

Uso de drogas o alcohol. Este riesgo se incrementa entre los adolescentes y adultos jóvenes.

Se deshacen de objetos personales. Comienzan a regalar sus pertenencias u objetos muy queridos.

Se despiden de sus seres queridos. Hay quienes pedirán perdón como despedida, hay quienes dejaran encargos a sus familiares o amigos.

Se aíslan y descuidan su aspecto personal. No contestan llamadas, dejan de convivir con los demás, ya no les interesa el arreglo personal, también deja de interesarle todas aquellas actividades que realizaba normalmente y que eran de su agrado.

LA FAMILIA

Los suicidios afectan no solo a la persona sino también a la familia, a la comunidad y sociedad en general, por eso se debe estar muy alerta ante estas señales.

Los factores que se asocia al suicidio, como la pérdida de empleo, los trastornos mentales, el uso de sustancias adictivas, antecedentes de suicidio en la familia, se han ampliado aún más con la presencia de la COVID-19 viéndose incrementado el pensamiento de muerte y/o los intentos de suicidio, así como los suicidios consumados.

Como medidas incluyen el mantener una comunicación, escuchar a quien pide ser escuchado, buscar ayuda familiar, profesional y en su momento hasta escolar. Siempre que la persona se encuentre en un lugar confortable y con la persona a quien le tiene confianza será una opción de prevención. Debemos recordar que si la persona ya nos habló de sus pensamientos de muerte o de querer matarse es importante no juzgar el dolor ni el pensamiento de aquella persona, ni minimizar su problema, así como tampoco ponernos de ejemplo ante su situación, porque cada persona experimenta un dolor, una sensación o un problema de manera diferente, por tanto su resolución será diferente y habrá quien sienta que no encuentra salida ni solución a sus problemas. Por lo que como amigos, familiares y sociedad debemos ser apoyo para aquella persona y no señalar, ni juzgar, ni minimizar el dolor ajeno.

Probióticos y prebióticos

¿Dónde encontrarlos y sus beneficios?

Los probióticos y los prebióticos, aunque pueden parecer términos similares a simple vista, presentan grandes diferencias.

Por un lado, los probióticos son microorganismos vivos que, administrados de forma adecuada, pueden aportarnos numerosos beneficios para la salud, especialmente por su capacidad de mejorar el equilibrio entre bacterias benéficas y otras patógenas.  Por otro lado, los prebióticos son alimentos, generalmente con alto contenido en fibra, que son utilizados por la microbiota intestinal para aumentar la presencia de bacterias beneficiosas.

Los probióticos están en presentes en la composición de algunos alimentos como los yogures, el kéfir, el chucrut y el kimchi, entre otros. Por otra parte encontramos prebióticos en alimentos como la miel, la cerveza, cebolla, espárragos, centeno, avena, alcachofas, plátanos y la chicoria.

BENEFICIOS DE LOS PROBIÓTICOS

Entre los beneficios que presentan los probióticos, destaca su uso para reducir los síntomas que provoca el síndrome del intestino irritable (dolor de estómago y molestias frecuentes, distensión abdominal, cambios en la frecuencia de las deposiciones), ya que ayudan a equilibrar la actividad del aparato digestivo, favoreciendo el tránsito y las deposiciones.

El yogurt y las leches fermentadas con probióticos son mejor tolerados que la leche por personas intolerantes a la lactosa.

Los probióticos, además de frenar el desarrollo de patógenos, refuerzan la acción del intestino como barrera, con lo que evitan que los microorganismos perjudiciales puedan pasar al torrente circulatorio.

Recientemente se ha encontrado una relación inversa entre el riesgo de presentar diversos tipos de cáncer y el consumo de dietas que incluyen alimentos probióticos. Éstos pueden reducir las enzimas que transforman los procarcinógenos en carcinógenos e inhibir el desarrollo de tumores malignos.

También, algunos estudios han demostrado que los probióticos pueden reducir el peso o la grasa corporal y, además, disminuir las concentraciones de colesterol malo en sangre.

De igual forma, la Organización Mundial de Gastroenterología destaca que los probióticos pueden prevenir la dermatitis atópica y reducir los patógenos orales y las caries dentales.

BENEFICIOS DE LOS PREBIÓTICOS

En cuanto a los prebióticos, según la Organización Mundial de Gastroenterología, su uso es frecuente para la prevención y el tratamiento de la encefalopatía hepática.

Asimismo, ayudan a favorecer la digestión, a mejorar la absorción de minerales y a prevenir problemas cardiovasculares.

Por último, al igual que los probióticos, los prebióticos también ayudan a regular el tránsito intestinal y, por tanto, a mejorar problemas como la enfermedad inflamatoria intestinal.