La Iglesia Católica, atendiendo al llamado del Papa francisco, de custodiar  a los más indefensos, lanzó el 07 de mayo de 2019 la carta apostólica Vos Estis Lux Mundi, con la cual pide constituir en cada Diócesis una Comisión para la tutela de menores y adultos vulnerables, cuyo objetivo es establecer acciones educativas de prevención y cuidado de dichas personas en la Iglesia contra los abusos sexuales de los clérigos y otros agentes de pastoral. 

Atendiendo a esta instrucción del Papa, Mons. Alfonso Cortés, Arzobispo de León, tuvo a bien fundar en esta Arquidiócesis dicha Comisión, la cual ya comenzó sus labores atendiendo los distintos ámbitos encomendados por la misma. Estos ámbitos de acción son los siguientes:

  • Escuelas Católicas.
  • Presbiterio.
  • Seminario.
  • Parroquias.
  • Comunidades Eclesiales.

De estos ámbitos, la Comisión ya se presentó, presidida por nuestro Sr. Arzobispo, a las Escuelas Católicas y al Presbiterio. El pasado jueves se tuvo la presentación al presbiterio, es decir, a todos los sacerdotes de esta Arquidiócesis y se llevó a cabo por medio de la plataforma Zoom.

La manera de actuar de la Comisión respecto al presbiterio será muy específica y se presentó con un objetivo, no sin antes decir que la labor de la Comisión es ante todo de prevención, de escucha y de atención para evitar cualquier tipo de abuso a menores y adultos vulnerables. Y como lo ha manifestado el Papa francisco, en este tema debe haber cero tolerancia.

El objetivo es:

Sensibilizar al presbiterio sobre la acción conjunta y corresponsable respecto a la prevención de las Conductas Sexuales Inapropiadas y el tratamiento legal a los casos que se presenten, a través de un análisis de la problemática, que logre integrar los aspectos preventivos en el proyecto formativo para fortalecer y preservar el ministerio sagrado en su dignidad.

Ante este panorama de atención al presbiterio, es importante mencionar que la Iglesia, con estas acciones, está atendiendo lo que el Papa Francisco ha solicitado, pero también atiende con responsabilidad y valentía los asuntos que le competen para evitar cualquier conducta inapropiada, sea por parte de un presbítero, sea por parte de un miembro de la misma Iglesia Católica.

Mons. Alfonso Cortés, comentó sobre la Comisión para la Tutela a Menores y Adultos Vulnerables es un trabajo educativo para la Iglesia. “Es un trabajo de amor, es un trabajo de protección a lo más precioso que tiene una familia, que tienen los padres, a lo más precioso que tiene la Iglesia: los niños no se tocan. Las personas debilitadas en su afecto, en su físico, en su dignidad no se tocan”.

Esta Comisión es un trabajo en el que están colaborando tres sacerdotes y cuatro laicos, quienes desde su especialidad, han generado este proyecto con objetivos muy concretos. Pidamos a Jesús, el Señor conceda a toda la Iglesia saber cuidar a los menores y adultos vulnerables y que juntos luchemos para que en la Iglesia siempre nos comportemos a la altura de los sus discípulos.